lunes, septiembre 19, 2005

La Plastilina de la discordia.

Por razones de trabajo —para variar— hoy en la mañana necesitaba plastilina, Si trabajo con plastilina, ¡Que lindo! a veces mi mochila parece la de un niño de Kinder, adoro mi trabajo por ese y otros motivos. Bueno para no alargarme ya que estoy intentando postear poco, continúo con la historia.

Salí de la oficina feliz a comprar plastilina, describo cronologicamente los hechos:

10h05 Llego a la Papelería
10h10 Cansando de esperar pregunto al primer dependiente: ¿dónde esta la plastilina? Me señala un estante.
10h15 Tengo 5 minutos la plastilina entre las manos. Nadie se digna en cobrarme.
10h17 Entrego mi paquete al tipillo que me señalo el estante a ver si por fin me hacía la factura… le pagaba y salía
10h20 Mi felicidad disminuía. El tipo no facturaba aún.
10h25 El tipo sale de su computador y se va al extremo de la papelería como si nada.
10h27 El tipo atiende a otros clientes. Le sigo a preguntarle por mi factura, él responde:
“No le puedo cobrar porque ese item no esta en el sistema”
10h28 ¡La felicidad se esfumó!
10h28.30 Salí maldiciendo al sistema de computo de la papelería, a su creador y dos veces al pendejo que me atendió.

En el camino a buscar otra papelería, la reflexión fue la siguiente:
Yo se que la plastilina no estaba en el sistema por ello no me cobra. Acaba de perder un cliente y a más de eso la fama del lugar, se vendrá al suelo por la mala propaganda que voy a comenzar a hacer desde mañana.
Y encontré al fondo de mi razonamiento una actitud que realmente me molesta:

“Va a comprar para bajarle”

La actitud del “Va a comprar para bajarle” lo único que hace es espantar, asustar, molestar al potencial consumidor.
Trabajo con mucha gente de Colombia, a la cual estimo —no está por demás decirlo— y muchos de ellos nos pueden dar una clase referente a la Atención al cliente.

Pienso que si eso me pasaba en un lugar atendido por colombianos, me cobraban un valor estimado por la plastilina e intentaban venderme un libro o simplemente una pluma. En fin en materia de atención al cliente nos hace falta mucho camino por recorrer. Y se que de una u otra manera vamos a mejorar…
Eso espero.

Nota: En la segunda papelería me toco oír una conversación de lo más simpática, una señora “Testigo de Jehová” con su libro en mano, un dependiente rockero y el otro católico romano. El tema de conversación: “El altísimo príncipe en la Tierra” Les expongo los puntos de vista:
Dependiente Rockero: El príncipe sobre la Tierra es Satanás
Dependiente Católico: El príncipe no esta en la Tierra, pero es Jesús
Señora: El príncipe es Jehová.
Deben imaginarme oyendo esta plática en los 5 minutos que estuve en la papelería.
De la cual salí con plastilina con olor a vainilla y un par de bendiciones…

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hi, thanks for letting visitors post comments. If you ever want to run a very profitable business online this is a cool site Work at Home Moms. Thanks again!

Anónimo dijo...

Google to Partners: Mum's the Word
Search giant Google next month plans a first-ever gathering of its partners, with one eye-raising ... Bloggers and reporters who attend the invite-only event also can't publicize any of the goings on, according to Danny Sullivan, editor of the well-respected Search Engine Watch Web site.
like the blog. Like the colors.

I have a exotic limos, site. It pretty much covers exotic limos, related stuff.


Come see it when you can please.

Anónimo dijo...

que mejor que un pedazo de plastilina con olor a vainilla!!!...y en cuanto a las bendiciones...serán peores que aquellas maldiciones (que a quien no le han dado?) de las gitanitas que deambulan por nuestra querida ciudad...? bueno, creo que no solo son gitanas, pero de que te mandan al diablo en un idioma extraño, lo hacen!!!

Phantom dijo...

Talvez una bendición es una maldición leve.

Las gitanas que andan en Quito, si, me he encontrado con ellas y una vez al negarme a que me lean la mano la gitana en cuestión me envió una maldición (o me puteó, no estoy seguro yo seguí mi camino y no alcancé a escuchar lo que me dijo).

Saludos, muy buen blog.

Phantom D.
www.cerocuatro.net

lolita dijo...

pues realmente si hubiera tenido a ese infeliz en frente de mí o me vendía la plastilina o no sé quñe pasaba... odio a la gente que te queda mirando y no es capaz de decirte ni siquiera hola, como que les cobraran el saludo!!! y con respecto a lo de las bendidicones, maldiciones y etc... cuál busetera pondrè en mi carro(cuando lo tenga) "qué dios te dé el doble de lo que me deseas" jajajjajajaja

Mashu dijo...

Problemas de con las ventas? Va a comprar para bajarle? Habrá que esperar a que los colombianos (que tampoco tengo nada en contra de ellos, es más, mucho a favor) nos tumben en todos los aspectos para decidirnos a cambiar. Como se dice en el fútbol, "el que no las hace los ve hacer".

Como Maradona, parece que te hiciste un nudo en la panza, tus posts son más cortos.... bacán!

paulette dijo...

yo soy de las que armo un escandalo, les digo que me lo cobran porq me lo cobran y hago llamar al administrador! q manera de haber gente inutil!

pastv dijo...

¡Que pasa con las gitanas! ¿Ahora con una plaga? No voy a discutir que a veces puede ser divertido meterse en la quiromancia junto a una de ellas y por relatos de experiencias ajenas a mí, a veces puede resultar escalofriante la manera de decir la verdad de aquellas mujeres.
El único pero, es que yo en estos dos días ya voy acumulando como 5 maldiciones, y quien sabe cuantos males más, por el simple hecho de pasar de largo y no dejarme leer la mano… Tal vez un día de estos voy junto a ellas, y espero una lectura de la mano y de paso que me quiten las maldiciones que me lanzaron y si pueden me quiten la peor maldición de mi vida:
“la impuntualidad”… Aún quiero saber que gitana fue la que me pegó esa maldición… que realmente es un problema.

Kodama San dijo...

en qué trabajas para que utilices plantillina?? Q ENVIDIA!!