lunes, octubre 15, 2007

¡¡Planeta Te Quiero!!



Aun recuerdo los días en los que ir a cazar sapos con los amigos de corta edad y estatura cerca de casa era el plan ideal para pasar la tarde. Es más aún recuerdo el plan completo ”combo” que era ir a cazar sapos, volar cometas, y guardar unos cuantos saltamontes para espantar a las chicas del barrio.

Hace unos pocos años me di cuenta que el terreno donde se formaba el charco aún se forma y al caminar por ahí uno que otro grillo pasa entre el pasto, aquella ocasión extrañe a las ranas mismas que según un vecino ya no aparecían por ahí un par de años.
Supongo que de la misma manera a lo largo de mi tiempo de vida muchas otras de especies animales y de plantas han desaparecido.

¿Aquel papel que tire en la calle alguna vez ha hecho esto? Mi conciencia se lo pregunta y la respuesta es que puede ser que yo haya apoyado a la desaparición de aquella rana de su charca. Luego fue que comprendí que el mundo no soporta el nivel de consumo que tenemos los humanos.
Hay que pensar en comen y es por ello tenemos que talar bosques para poder hacer monocultivos que satisfagan nuestras necesidades. Tenemos que “limpiar” hectáreas de terreno para convertirlas en pastizales, el dato es que la descomposición de las heces de las vacas produce gases tóxicos. Así vamos contaminado el suelo y el aire. Y vale la pena decir que estos daños son los que producimos por alimentarnos, no hemos entrado en el campo de consumo de energía para calentarse, movilizarse, divertirse o en el consumo de materiales para hacer objetos o casas…

En mi corta vida me voy dando cuenta de la cantidad de recursos que el humano necesita, uno no se imagina el tiempo que tuvieron que crecer los árboles que se necesitan para hacer una sala, la cantidad de papel que gastamos un día en una edición de un periódico de tamaño medio, la cantidad de tintas para hacer un libro, la cantidad de empaques que necesitamos para enviar un cubo de 2cmx2cm a un país vecino, el film plástico que se necesita para que todo llegue a su destino sin dañarse.

¿Y es que necesitamos tanto empaque? Comer una hamburguesa puede significar 5 o 6 subproductos con sus respectivos deshechos. Las cajas gigantes para proteger medicamentos que vienen en pastillas únicas. El envoltorio de metal y motor que nos tenemos que poner para llegar hasta el trabajo, o el mismo envoltorio grupal llamado bus.

Los humanos somos lo suficientemente frágiles para necesitar tantos empaques, no nos debería sorprender si un día de estos la tierra deja de prestarnos su cobijo y nos deja desnudos y “desempacados” en la nada.

Para mí todo este panorama mejoraría simplemente al usar menos empaques, ahorraríamos dinero y a la vez tendríamos una vida sin desperdicios, una vida menos contaminante. Y espero un día de estos cuando me niegue a recibir una funda plástica en una caja, la chica no me quede viendo raro, porque en ese día; raro será el que ocupe una funda plástica para cuatro cosas que ya tienen su empaque.
Espero que ese día no se demore en llegar.

Querido planeta: ¡Te Quiero!... Aunque a veces me las dé de diseñador.

8 comentarios:

Ludovico dijo...

Gaia se pondfra en contra nuestra, más pronto de lo que pensamos

Ursus Andinus dijo...

¿Es irreversible ya? Igual estamos destinados a la muerte como especie, tarde o temprano,... sólo hay que esperar no dar un mal planeta a los nietos....

Botellita de Jerez dijo...

Las necesidades (y también las demandas que no son 100% necesarias) de una población cada vez más grande, ponen tanta presión sobre recursos naturales finitos, que las consecuencias son predecibles.

Todavía hay quienes piensan que fomentar el “consumismo” significa progreso económico (por aquello de que la industria crece, y con ello la creación de plazas de empleo, el poder adquisitivo, el consumo... y la industria, cerrando así el círculo), pero olvidan que hay límites bien palpables sobre la cantidad de recursos que podemos extraer, y los desperdicios que el planeta puede asimilar para mantenerse en equilibrio.

También hay quienes, simplemente, prefieren no pensar en estos asuntos, porque las consecuencias aún no son plenamente visibles.

¡Gracias por apoyar la iniciativa! No hay esfuerzos que no sean significativos.

Una última cosita… ¡la ilustración te quedó monísima!

LA Gaby dijo...

>>>la descomposición de las heces de las vacas produce gases tóxicos

Y hongos alucinogenos tambièn!!!! jejeje...

Ya... poniéndose seria, imagínate como me sentí yo cuando me dijeron que los pañales desechables se demoran 300 años en descomponerse y que por cada guambra cagón que los usa y por cuántos usa vamos matando de poco a poco el planeta... Me sentí el colmo de la contaminación...

Saludos Igualito!

Anónimo dijo...

En algun lugar de la biblia condenan a aquellos que "matan la tierra"... lo bueno es que tambien dice que Dios mira el corazon de los hombres. (el de las mujeres no... creo que por pudor)

Slds
CD

Mashu dijo...

Terrible... hay que pensar en esto. Coincidencia con Clima Latino??? O con el Nobel de Al? En tal caso, no debe faltar las voces que alerten, pero sobre todo, los que oigamos...

izu_spt dijo...

2 + 2 = 4, k fevaldez espera desgustación desde hace fuu

Andrea dijo...

Tengo un grupo de ciudadanos con los que sembramos arboles y limpiamos el salado y parques de los inmundos desperdicios (en Gye)...si le interesa alguien contriur con el Planeta, pueden contactarse. Suena cursi, pero La Tierra es de todos, y nos deberia interesar a todos.
Gracias por el apoyo y los datos tan interesantes.