domingo, octubre 09, 2005

Crónicas de un día histórico…—que espero que no llegue— Viernes.

Amaneció; la “tri” tenía al frente uno de sus partidos mas importantes. La capital, se vió completamente infectada por el virus futbolero. No encontré en la ciudad un solo diario que no tenga en su portada una foto de la selección o alguna imagen referente a la misma. Los titulares de las publicaciones eran de los más variados, me encantó el del ya famoso EXTRA: “los once machos van a ser los padres de los uruguayos” —era algo así según me acuerdo, si alguien me lo dicta textualmente le agradezco el favor—.

Casi toda la capital estaba contagiada del virus hacia las 13h00, en las cercanías del estadio, los recuerdos, las camisetas, gorros, estaban ubicadas, en espera de que las ventas mejoren.
Tuve la dicha de almorzar en un ”chifa” en las afueras del estadio. El dueño del mismo, tenía la cara más feliz y cordial que he podido ver en una persona asiática, no era para menos, su restaurante estaba lleno, personas con sus entradas a la mano, técnicos de los canales, fugados de las oficinas buscando una entrada más.
Debí haber tenido una cámara de fotos, todos hablando de fútbol, cruzando los dedos para que mañana la selección nos alegre la tarde.
Era viernes a las 14h30 y el virus futbolero me atacaba.

Ya al entrar a la noche, llegue a la universidad, la misma estaba desolada, no había un alma, claro es viernes, pero incluso el antro cervecero de en frente estaba vacío, no oía alaridos provenientes del karaoke, ¿Qué pasa con los universitarios? ¿Se fueron el viernes a casa?. Sí, se fueron a casa, pero yo, no lo iba a hacer, no me iba a la casa, tenía una celebración pendiente con un amigo. Fuimos al hueco que nos acoge siempre, gran sorpresa de nuevo, había espacio en este “santuario”. Comúnmente cuando entras no puedes movilizarte debido a la cantidad de gente que esta metida allí, apretujones extremos, golpes, quemadas de cigarrillo, etc… La movida del antro se las cuento luego.

—Creo que llegamos demasiado temprano— digo cuando por primera vez conseguía una mesa en viernes en aquel lugar.
—No, como vas a decir eso pendejo, si es la misma hora a la que venimos siempre, incluso más tarde— me respondieron.
—Es el fútbol, nadie va a salir hoy porque están ahorrando para mañana y la farra si ganamos va a ser loca, es por eso que hoy no hay tanta gente— es el comentario de los pocos individuos que andábamos buscando algo que no se nos había perdido aquella noche.
Pasó el tiempo, ya estábamos en sábado, en pocas horas será el partido, yo llego a mi casa y me acuesto con la esperanza, en que luego de tres horas no tenga que despertarme a ver el desayuno de la selección…

10 comentarios:

paulette dijo...

yo te lo juro que no entiendo! no me gsta el futbol,nunca me ha gustado ni nunca me gustará. los ultimos partidos de la seleccion los he pasado en casa, o con una buena pelicula o con una buena conversacion.. jamas frente a la tele.

por cierto, quedó realmente buena la carita de pastv en el banner de arriba..

El cuenta cuentos dijo...

Dios mío!! la tri, la tri....¿Cadena de televisada llena de ingresos absurdamente grandes? o ¿Selección amateur que áparece por segunda vez en el mundial?...a qué le debemos la dedicación de escribir cuatro blogs sobre su "pasión"... no es que crea que es un desperdicio de tiempo, pero sí un desperdicio de habilidades... la frescura del relato cotidiano no es más que un pedacito de la maravilla que se llama escritura existencialista, empezada por mi bien amado Jean Paul Sartré. ¿Porqué compañero?... por otra parte... siempre es un gusto más que un susto leer tus escritos...

...aprovecha a Sartré...

pastv dijo...

Sí, a veces pienso que es un desgaste escribir tanto sobre la «pasión de la selección», pero la intención es contar un día a día... como el virus futbolero nos contagia...
Saludos señor cuentero!

lolita dijo...

oye cuenta cuentos a todos los que escribimos de la tri nos hiciste un copy paste jajaja

Silencio Vagabundo dijo...

Excelente tu crónica, es muy "autóctona". Me gusta mucho cuando se utiliza las conversaciones de terceros, especialmente las de busetas. Me parece fascinante el ambiente busetero ecuatoriano (aunque no el tipo de servicio). Espero con ansias el resto de tu crónica.

Silencio Vagabundo dijo...

y cierto, te gustan los tres, así que me caíste mejor ;0)

pastv dijo...

Jajaja!!! si es cierto, al cuenta cuentos le dio por hacer una critica del tipo: "al que le caiga el guante..."

El cuenta cuentos dijo...

...a buenos entendedores .... COPY PASTE...jajajajajaja!!!!

Mashu dijo...

Habría que esperar el fin de la crónica, pero a mi si me parece que se escriba sobre el día del partido, al fin del cabo, nos termina afectando a todos de una u otra manera, y más si vivimos en Quito... en tal caso, Pastv ya se nos durmió en la gloria, porque no ha terminado la crítica una semana después de los eventos, así que a escribir vago!

Anónimo dijo...

Excellent, love it! Prive saunas