lunes, enero 29, 2007

Patinaje en medias


Desde hace varios días estoy pensando en lo complicado que se me hace crecer, lo difícil que se me hace dejar la rutina (la rutina hacer a “todas horas” por hacer algo a la “misma hora”) la idea de por fin buscar un trabajo más estable, asumir más responsabilidades y poder endeudarme con una institución financiera, tener mi propia tarjeta de crédito, (aunque pase boletinada medio año) en resumen poder hacer esas cosas de “grandes” a las que aún no tengo acceso.

Claro, tengo 24 años, al parecer los suficientes como para poder hacer esas cosas con tranquilidad y solvencia, aunque personalmente pienso que aún me falta camino por recorrer para llegar a ese estado, a veces supongo que para llegar a aquel estado “social-ideal” sacrificaré muchas cosas, entre ellas un poco de mi libertad, acentuando la palabra “supongo”.

El darle vueltas y vueltas al asunto hace que me agobie, pasar una y otra vez por el mismo camino significa repensar lo mismo aumentando a cada pasada un problema o un detalle nuevo.
La preocupación de querer tener compu nueva y no tener el efectivo para pagarla de contado, el Mini Austin a fin de año o que mi blog esté bajando de popularidad, no afectarán mi futuro ciertamente, tampoco lo hipotecarán para siempre en una deuda impagable y también se que por eso no me amargaré el resto de la vida. Por otro lado también sé, que de una manera u otra necesitamos ciertos incentivos para seguir adelante, para saber que los caminos que escogimos no son grandes desaciertos, que con la profesión que nos encanta vamos a poder tener calidad de vida que pensamos, esos detalles simples que nos hagan seguir “pa´lante”.

Todo esto daba vueltas en mi cabeza, luego de mirar el techo una hora y tener la cabezota a punto de estallar, decidí que era hora de desayunar, bajaba en pijama y medias, y con el ánimo un poco bajo, —uno de esos días en que sabes que las decisiones que pueden afectar tu vida, no solamente están en tus manos si no en las de terceros— terminaba de bajar las gradas, cuando casi me desnuco al llegar al piso de madera, un accidente casi fatal, de no ser por mis buenos reflejos y por la perilla de la puerta en la cual me sujeté, la causa de esta casi desgracia: el piso estaba recién encerado sin que yo me percatara de aquella trampa mortal ubicada para los volados y desubicados como yo.

Pasado el susto y sin pensar dos veces, me impulsé y llegue patinando al comedor, sin llegar a sentarme fui a la sala en busca del periódico, patinando de un lado a otro y a cada oportunidad que tenía de moverme por casa me impulsaba más para que cada deslizamiento fuera más largo, aumentando el tiempo, el recorrido y con ello la diversión.
Sin reparar en el tiempo me cansé de jugar, luego de 20 minutos de patinaje agresivo en medias, dejé el pasillo con un brillo que sólo el algodón frotado contra la cera logra, haber dejado inútiles a mi par de medias y con una sonrisa que no me cabía dentro de los límites de la cara.

Al sentarme por fin a desayunar, cansado y feliz como estaba, ya no me sentía tan agobiado, volver por un momento a la niñez y practicar ese deporte de alto riesgo me había liberado de un peso, ahora repasando el asunto, puedo darme cuenta, que, tome la decisión que tome, siempre tendré que dejar un detalle que me haga volver a la niñez y que me haga sentir bien por lo menos un momento y que ese momento me servirá de impulso para seguir patinando en medias por la vida, manteniendo el equilibrio para no caer y partirme la nuca, el peligro está ahí, pero lo enfrentaré con una sonrisa en la cara, que nadie debería quitarme.

¡Buena Semana!

15 comentarios:

M I dijo...

Con este post quien no empieza bien la semana!

pentapodologa dijo...

¡jajajajaja!..... asi se debe mantener el espíritu sin ponerse serio y aumentarse mas años! jajaja! sigue así y un dia de éstos..... ya te quedas sin medias! jajaja

Mashu dijo...

Tranquilo panita, todo es cuestión de tiempo... eso si, aunque tengas ya la casa en el valle, el golden y el 4x4, no hay que dejar de ser guagua jamás.

Carlos dijo...

Pues ese niño que llevamos dentro es el que te grita que no hay problema sin solución y que todo llegará a su tiempo...nunca lo dejes ir.

A lavar esas medias pana :)

Saludos

izu_spt dijo...

lo de las medias genial... a veecs es mejor desconectarse del mundo y recordar que fuimos niños... y no conociamos el amplio sentido de la palabra crecer...

el jueves empiezas una nueva etapa así que hechale ganas y demuestra de que estas hecho...

saludos, inicuo

Botellita de Jerez dijo...

Uno/a está listo/a para crecer cuando está listo/a para crecer. Punto. Los procesos no se los debe acelerar o retrasar. Lo principal es seguir asumiendo responsabilidades de “gente grande” sin que una pizca de tu naturaleza (libre, espontánea, hasta infantil) sea sacrificada.

¿Sacas brillo a los pisos en medias de algodón a domicilio?
Precioso post y gran inicio de semana.

Botellita de Jerez dijo...

SÓLO en medias...

pastv dijo...

¿Con medias de qué color?

Botellita de Jerez dijo...

¡Ah, se puede escoger el color y todo!, mira tú qué buen combo.
Turquesa, necesariamente turquesa. Con pintitas lila.

El Apestado dijo...

MI hijo de cuatro anios se pasa diciendo: "cuando sea adulto..."

pastv dijo...

BDJ, que raros colores de medias... de esas no tengo.

Apestado: No se que tenemos en la cabeza cuando somos pequeños, queremos crecer a cualquier costo. Creo que de pequeños vemos a los "grandes" más libres, sin necesidad de pedir permiso para salir en la bicicleta, sin necesidad de pedir plata a mamá para las papas en la esquina, en fin, creo que más que crecer lo que los niños quieren es autonomía. ¿será?

Carlos dijo...

contáctame para lo del template, gracias.

carlos_18971@yahoo.es

Saludos.

Botellita de Jerez dijo...

> de esas no tengo
Entonces no hay trato.

Ludovico dijo...

eso de las medias calfica para deporte olimpico

veronica buitron dijo...

no eres al unico q le cuesta crecer...a mi se me cruza ese pensamiento diariamente, tengo momentos de gran satisfaccion seguidos de algun triste recuerdo o un acto de mediocridad.Como me enoja defraudarme a mi misma. Q no daria por volver a esos dias en q patinaba, y no en mi imaginacion, eran epocas de hermosa adolescencia, pasaba metida en esa pista,sin preocupaciones, deslizandome por el hielo y de vez en cuando cantando alguna cancion nueva q descubria viendo el buen mtv de hace unos anios. Las cosas cambian y mucho, pero de vez en cuando si vuelvo a deslisarme y a sentir lo mismo q tu.